El huerto florece y se llena de color, hemos tenido dos alcachofas y ya hemos podido probar las primeras fresas, pequeñitas pero están riquísimas. Las berenjenas están creciendo de maravilla y creemos que para agosto tendremos los primeros tomates. Como un ecosistema en el que cada uno de sus elementos se mira, se cuida y se equilibra, nos hemos unidos para pintar juntos y juntas, en este cierre del curso….

¡UN MURAL! ¡SÍ, SÍ! ¡CÓMO LO ESTÁIS ESCUCHANDO! ¡TODO UN MURO!

Somos María, la educadora ambiental que ha cuidado el huerto este curso, y Yolanda y Tamara, las arteterapeutas del cole. Casi como si nos leyéramos la mente las unas a las otras se nos ocurrió poner los pies en la tierra y las manos a la pintura para celebrar el fin de este curso entre el arte y la naturaleza. Despedimos un año, que no ha sido fácil, pero que nos ha llenado de aprendizajes para la vida. Nos ha recordado que una vez más, ante los retos más difíciles las flores han vuelto a brotar en primavera.


DÍA 1. UNA BASE SÓLIDA PARA CRECER

Una de las paredes del huerto, desgastada por el tiempo y algún temporal, recoge los recuerdos de quienes pasaron por allí un tiempo atrás. El jueves empezarán a venir cada una de las clases, cada uno de los alumnos y alumnas con sus profas para dejar su huella de su paso por el colegio. Pintamos un cielo azul en el que clarea la libertad y dos árboles empiezan a crecer.

Crecen y crecen fuertes.

Crecen.

Hasta que finalmente sus ramas alcanzan a tocarse y acariciarse.

Por fin pueden abrazarse.


DÍA 2. COMO LAS PALMERAS DESPUÉS DE FILOMENA, EMPIEZAN A REBROTAR HOJITAS VERDES

En una de nuestras sesiones de arteterapia con los alumnos de 3ºB, en la que pintábamos lienzos en vertical, Dani hizo este árbol con sus manos. Antes de acabarlo preguntó si alguien quería dejar su mano también. Nos pareció una idea maravillosa, así que decidimos traerla.

Así, el jueves comenzaron los y las alumnas de 4º, 3ºB y 3ºA a bajar al huerto a dejar las primeras hojas que empezaban a despertar.

Fue entre emocionante, divertido e inquietante pintar esperando si finalmente rompería un temporal.

(¡Y rompió! ¡pero nos dio tiempo a terminar!)


DÍA 3. PERO ¿QUÉ ES ESO QUE APARECE POR ALLÍ?

El viernes el tiempo nos regaló una tregua ¡ha vuelto a salir el sol!

María nos acompaña en un viaje por la vida del huerto, invitándonos a habitar y conocer este pequeño espacio que forma parte de nuestra escuela y que ahora estamos haciendo un poquito más nuestro.

Después de la tormenta el ambiente se llena de insectos y pequeños bichitos que reviven tras un día lluvioso.  Los caracoles salen a saludar a los nuevos inquilinos del huerto, nuestros pequeños de 5 años, que empiezan la mañana juntando sus manitas para crear mariposas de colores y seguir llenando de vida nuestro muro.

Los alumnos y alumnas de 1º y 2º aparecen para llenarlo todo con su energía y entusiasmo dando forma con sus dedos a flores multicolores. Trabajando en equipo crean todo un campo de margaritas tan vivas y alegres que casi parece que podemos oler su fragancia primaveral. ¡Parecen flores de verdad!

Después del recreo, el grupo de 6º viene a dejar su huella. Una huella muy especial, pues su despedida sobrepasa los límites del colegio. Se van dejando sus manos en las ramas de los árboles, flores de colores, hojas que se entremezclan y frutos. Frutos como los que ahora recogen preparados para la nueva etapa que está por venir. Son además los encargados de escribir la bienvenida a Nuestro Huerto gracias a la habilidad de nuestro compañero David con el graffiti.


DÍA 4. SOL SOLECITO, CALIENTAME UN POQUITO,
PARA HOY, PARA MAÑANA Y PARA TODA LA SEMANA

Unas mariposas muy muy chiquititas acaban de nacer, después de un tiempo en plena metamorfosis. Los alumnos y alumnas de 3 y 4 años, con los ojos muy abiertos recorren cada rincón verde. María les enseña las plantas aromáticas, la menta y la hierbabuena y olemos la lavanda. ¿Qué insectos atraen estas plantas? Y, ¿por qué es tan importante que vivan en nuestro huerto?

Entre rosas, amarillos y naranjas, nos miramos las manos encontrando nuestros pulgares. Elegimos un color. Nos damos un masaje de manos de pintura y…. ¡voilá!  Mariposas inquietas revolotean por todo el jardín. ¿Cuánto habrán crecido si volviéramos el año que viene a verlas?

GRACIAS

Gracias por vuestro cariño, por vuestra fuerza en un año tan complicado de miedos e incertidumbres. Gracias por haber pintado este curso con vuestra luz y color.

Deseamos que sigáis llenando todo de vida.

¡Feliz verano a todos y todas!

María, Yolanda y Tamara